Pobre mes de enero, los buenos propósitos que hacemos en año nuevo a menudo quedan eclipsados con tanta cuesta. Tras la resaca navideña, hay que volver a la rutina, y el mes se pasa de una manera un tanto gris… Es un mes soso… ¿Más soso que la calabaza? ¿Pero es que la calabaza es sosa? ¿Es gris el mes de enero? ¿Qué opináis?

Para ayudaros a resolver este enigma que os acabo de plantear, os voy a dar calabazas, ¡literalmente! Ya podéis venir a buscar vuestra calabaza a La Republicana, y contarnos qué receta habéis elaborado con las calabazas de nuestro huerto. Los que vivís lejos, podéis contarnos cuál es vuestra receta favorita, ese plato que os encanta, que lleva calabaza y que no es nada soso. Somos capaces de demostrar dos cosas: Que no todas las calabazas son sosas, hay que saber tratarlas; y que subir cuestas no es tan difícil, basta con mirar hacia adelante y coronar la cima, que además da mucho gustico.

 

la foto

 

 

Todas estas calabazas tienen propiedades antioxidantes, son diuréticas, bajas en calorías, regulan el azúcar en la sangre, ayudan a prevenir el cáncer y la acidez de estómago, limpian los pulmones, aumentan las defensas, y además tienen un alto contenido en fibra, ¿a que ya os apetece más que os den calabazas?

Espero que sí, porque este mes La Republicana rinde un homenaje a este alimento, y como los homenajes se rinden en la cocina, en menú diario podréis degustar un plato diferente cada día, siempre con calabazas.

¡Salud!

La Republicana.